Viernes, 23 de diciembre de 2005
"Jorge Boccanera y la Poes?a de la imposibilidad"
por Francisco Rodr?guez (Profesor de la Universidad de Costa Rica en la Sede de Occidente)

RESUMEN
Fundamentado en planteamientos de Julia Kristeva y Jacques Derrida, el presente art?culo examina la reflexi?n sobre la po?tica que el escritor argentino Jorge Boccanera realiza en dos de sus poemarios: Polvo para morder (1986) y Sordomuda (1991), en los cuales la preocupaci?n por la palabra y la escritura misma es centro de indagaci?n sobre un "ars po?tica". Se indica que el autor realiza una transimbolizaci?n de la l?rica tradicional al plantear su concepci?n de poes?a como imposibilidad.

1. Introducci?n.
La preocupaci?n por un "ars po?tica" es evidente en los poemarios Polvo para morder (1986) y Sordomuda (1991) de Jorge Boccanera, aunque el texto que se propone una exploraci?n espec?fica del fen?meno de la producci?n textual es el segundo de ellos. Consideramos que este ?ltimo, publicado en Costa Rica en 1991, sintetiza las indagaciones sobre po?tica del autor. En este art?culo describimos y analizamos dicha po?tica.
Nuestra tesis propone que dicha reflexi?n sobre la poes?a aparece atravesada por un c?digo de la imposibilidad, en tanto trasluce las dificultades de intentar asir vivencialmente el fen?meno po?tico. Escribir, en este sentido, es un acto de incertidumbre ante la ignorancia del fen?meno po?tico, el cual se entiende como misterio viviente con el que convive el escritor.

2. Escritura e imposibilidad.
La preocupaci?n de Boccanera sobre la escritura y su generaci?n se inicia en el poemario Polvo para morder (1). En el poema I de este texto aparece un ep?grafe del cr?tico franc?s Alain Sicard, en el que se apunta la idea de que la poes?a no es elevaci?n ni lujo, sino miseria y polvo. El texto indica que la poes?a es p?rdida, con lo cual se asocia el ejercicio de la escritura con el fen?meno de morder el polvo:

"A veces la palabra
como una copa rota donde morder el polvo
y otras veces un agua
de alumbrar
asomada a los cielos/ la palabra
es un tambor de polvo deshecho al primer golpe
remando en el infierno". (PM, p. 38)

A pesar de que la poes?a no es un triunfo del poeta, sino un constante perder: intentar expresar ideas y conseguir formas, se introduce una ambig?edad esencial, en medio de la incertidumbre y la derrota, la poes?a conduce a lo luminoso, al concepto de la pureza construido por la tradici?n judeocristiana, de ello son prueba los lexemas "agua/ de alumbrar/ asomada a los cielos". Lo que el poeta encuentra es mutilaci?n, no puede asir las palabras, ellas son escombros, basura:

"?y las palabras?
como arrumbadas ellas como
escombros
como mont?n o nada
qu? decir
como basura humeando."
(PM, p. 42)

La tarea del poeta a la hora de escribir, a la hora de escoger las palabras, es una angustia ante las posibilidades de selecci?n, es un sentimiento dubitativo ya que se le escapan los t?rminos para las ideas que desea expresar. Esto lo plantea el fragmento el poema V de Polvo para morder reci?n citado: la b?squeda angustiosa del poeta por encontrar las palabras justas, labor que implica arriesgarse a no encontrar lo que se busca, arriesgarse a perder.
Esta exploraci?n que se?alamos es una problematizaci?n consciente en Boccanera, puesto que ?l mismo ha se?alado que su intenci?n es poetizar esa met?fora popular de "morder el polvo" que alude a una derrota dolorosa, porque "toda b?squeda po?tica es una mutilaci?n, una derrota, la expresi?n de una imposibilidad" (1991a)
Por tanto, si el poeta desea investigar el fen?meno po?tico debe saber que se enfrenta con una derrota, puesto que nunca lograr? llegar a la esencia de la poes?a (no existe una "esencia de la literatura"), y que tal idea tan venida a menos en la posmodernidad es siempre un misterio inasible:

"finalmente
palabra
he de morder el polvo
para que t?
puedas mover las alas
para que yo
respire de tu aire
sin conocer
el aire que respiro". (PM, p.44)


Sin embargo, es en el ?ltimo poemario del autor, Sordomuda, donde se desarrolla profusamente el tema de la generaci?n po?tica a trav?s del c?digo de la imposibilidad.
En Sordomuda, la poes?a es una imposibilidad que se materializa mediante la creaci?n de un personaje, una sordomuda que ronda el proceso de producci?n po?tica. Esta construcci?n actancial particulariza la b?squeda del autor y diferencia este poemario de sus libros anteriores. En el poema "Aventuras" la Sordomuda est? cautiva, aprisionada por clavos oxidados. Es la idea de la dificultad del trabajo del poeta, quien busca la esencia po?tica sin poder hallarla: "Loca de amordazada, emperrada, cautiva,/ hay clavos oxidados en tu lengua, hay soldados/ de plomo". (S, p. 15)
El recuerdo del poeta que cuando era ni?o ansiaba escribir poes?a es el motivo del poema "Infancia". Sin embargo, esta remembranza evoca tambi?n el sometimiento que alguien hace de la poes?a, mientras la Sordomuda llega a una casa, un ni?o mira por la ventana deseando ser tomado en cuenta por ella: "Nosotros espi?bamos por la ventanita,/ temerosos/ y arracimados./ Todos quer?amos que ella nos nombrara." (S, p.17)
Distanciado de una perspectiva metaf?sica, por ejemplo, la concepci?n plat?nica de la poes?a como inspiraci?n divina (2), Jorge Boccanera concibe el fen?meno po?tico como una pr?ctica distanciada de la concepci?n de literatura como verdad, inspiraci?n o bondad. Para ?l la poes?a es un trabajo con el lenguaje pleno de misterio y ambig?edad.
Intentar arribar a la poes?a es un drama del cual el autor s?lo conoce su iniciativa, es ir a una cita sin saber ad?nde es, y con la desesperaci?n dentro de s?, para que la poes?a pase de largo sin concederle al escritor la posibilidad de conceptualizarla, de asirla, es, por tanto, una imposibilidad:

"-Escribir es, de alguna manera, ir a una cita.
-?Con qui?n? ?En qu? lugar? ?A qu? hora?
-La misma expectativa, el sudor en las manos, la mente en blanco, la p?gina igual (...)
-?Y ella?
-Pasa ligero, dice "no lo conozco". (S, pp. 40-41)

En "El rock de la c?rcel", la imposibilidad se traduce en la imagen de un autor que vive en un piso abajo del de la Sordomuda. Cuando ?l intenta escribir ella lo interrumpe poniendo la radio a todo volumen y bailando. Esta situaci?n genera angustia en el autor, quien por momentos desea abandonar sus intentos de escribir y prenderle fuego a la Sordomuda. Es la dificultad del proceso de escritura cuando no se sabe exactamente lo que se desea escribir, la imposibilidad de planear los significados:

"Hace a?os que mi ?nico deseo es cruzarme con
ella en la escalera,
y decirle a la cara; ?me voy!
y rociarla con nafta,
y apagar mi cigarro en su vestido rojo". (S, p. 48)


Sin embargo, el poeta logra escribir cuando la Sordomuda se desnuda ante ?l, cuando ella le saca la lengua que asemeja la punta de un iceberg. Es decir, si el escritor logra concluir un trabajo s?lo ha podido asir un fragmento ?nfimo del fen?meno po?tico. As? lo expresa el ?ltimo poema de Sordomuda, "Burlesque":

"Ella hace un strep-tease para m? solo.
Ella hace un strep-tease para m?.
Ella hace un strep-tease.
Ella saca la lengua
que es la punta del iceberg." (S, p. 50)


Pero tambi?n el poeta aparece en varios poemas de Sordomuda como un sirviente de la poes?a, por ejemplo, en el texto "Telenovela":

"Yo soy tu lazarillo y te compro historietas y soy
tu guitarrista, el chofer de tu almohada, a
veces el jinete, a veces el caballo." (S, p. 25)

Esta servidumbre se asemeja a la concepci?n de poes?a de Plat?n, quien considera que el poeta es un instrumento de la musa, mediante el cual el dios conduce el alma de los
hombres. Sin embargo, difiere de la concepci?n plat?nica porque para el autor griego, el dios es una divinidad exterior al poeta que se apodera de ?l, mientras que para Boccanera la poes?a es un personaje ficcional creado por el mismo poeta, es decir no es un ser distinto al escritor, es una invenci?n suya; el poeta es sirviente de s? mismo, de su propia creaci?n. Esa servidumbre no logra superar la imposibilidad, por el contrario, es parte de ella. No importan los esfuerzos del escritor, siempre es una sombra en busca de la esencia de las palabras, aunque sabe que tal esencialidad es una utop?a: "El poeta es apenas una sombra que corre por el /fondo, raspa el hueso del habla, busca una/ orilla en otro cuerpo, un pasadizo." (S, p. 28)
La po?tica de Sordomuda es un camino oscuro, se trata de un poeta que se explora a s? mismo y a su escritura. Por eso el autor eligi? un personaje mult?voco, que aparece y se transmuta, vuelve a aparecer y se marcha. Es una mezcla de im?genes, como si se estuviera viendo una pel?cula compuesta por cientos de figuras de otros filmes. En un momento est? la Sordomuda en M?xico (poema "Telenovela", p. 25), en otro hace "strep-tease" ("Burlesque", p. 50), en otro
desaparece ("Paciencia", p. 12), etc. Es una b?squeda mediante un personaje-objeto de reflexi?n evanescente y plurivalente, a sabiendas de que no se va a encontrar la esencia po?tica.
En la po?tica del autor es relevante la imagen visual, por eso sus personajes siempre tienen escenarios donde desenvolverse. Sordomuda se desarrolla en las urbes latinoamericanas. Por ejemplo, en el poema "Postal" (S p. 35) el personaje est? en medio de una gran avenida de una ciudad que se asemeja a una inmensa c?rcel, y escupe fuego.
La poes?a-Sordomuda de Jorge Boccanera consiste en la certeza del escritor ante la imposibilidad, es la conciencia de una imposibilidad: nunca se aclarar? la esencia de la poes?a, no se podr? llegar al absoluto de la poes?a porque no existe la totalidad ni el autor tiene el objetivo de llegar a ese final, a esa verdad.
La exploraci?n de la generaci?n po?tica no concluye en el fracaso porque eso significa que el autor tiene una idea superior, un objetivo final que pretende alcanzar y no logra. Tampoco la indagaci?n consiste en la par?lisis del escritor frente al papel en blanco, ya que el el poemario busca el fracaso a conciencia, busca una mutilaci?n y logra su objetivo al no asir el personaje. Por ?ltimo, la investigaci?n no debe entenderse como una b?squeda sin fin, ya que se sabe de antemano que la poes?a es una imposibilidad y el autor logra expresar su concepci?n. As? pues, la poes?a-Sordomuda es la conciencia de esa imposibilidad que significa intentar conceptualizar la generaci?n po?tica.

3. Una transimbolizac?on: la desacralizaci?n de la l?rica tradicional.
Para Julia Kristeva, el s?mbolo es una categor?a absoluta que plantea estructuras sem?nticas de valor universal. "Se trata de una pr?ctica semi?tica cosmog?nica: sus elementos (los s?mbolos) remiten a una (de las) trascendencia (s) universal (es), irrepresentable (s) e incognoscible (s)." (1974, 35)
El concepto de poes?a plat?nica al que se aludi? anteriormente (la l?rica como inspiraci?n divina) se rige por la intenci?n de considerar esta producci?n textual desde una perspectiva simb?lico-universal. Tal definici?n est? regida por la seguridad de afirmar "la verdad", es decir, conformar un absoluto: la poes?a es esto.
Por el contrario, Boccanera transgrede tal definici?n desacraliz?ndola, al textualizar un personaje-poes?a que no tiene ninguna verdad absoluta que transmitir. Tambi?n manifiesta dicha transgresi?n al considerar la poes?a no como la tradicional musa, sino como una imposibilidad de la cual no se pueden asegurar nociones absolutas, sino tan s?lo la certeza de que su b?squeda es un balbuceo en la plurivalencia del lenguaje.
"Como criatura de lenguaje, el escritor est? siempre atrapado en la guerra de las ficciones (de las hablas)", ha se?alado Roland Barthes (1974, 47). Boccanera explora el fen?meno de la generaci?n po?tica, y concluye que su b?squeda es la conciencia de la imposibilidad; la poes?a no se puede asir, debido a que es plurivalente; lo contrario implicar?a definir (ponerle l?mites, atrapar) la literatura, ambici?n ya dejada de lado por los modernos estudios literarios. Confesar que se llega a un concepto final (total) ser?a negar la multivocidad, la literariedad que le es caracter?stica.
Siguiendo las apreciaciones de Kristeva acerca del s?mbolo, consideramos que el concepto de poes?a-Sordomuda de Boccanera transgrede la noci?n de la l?rica como s?mbolo e instaura la del signo, en tanto que la poes?a no es ya la musa divina, sino la conciencia de la imposibilidad, es decir adquiere un car?cter ambivalente y menos vasto. En la poes?a tradicional (aquella anterior al vanguardismo) el autor est? seguro de que la poes?a es inspiraci?n divina, imitaci?n, creaci?n, etc., mientras que en Boccanera esa certeza se desplaza a una incertidumbre que niega el absoluto. La consideraci?n de la poes?a-s?mbolo se traslada a la de la poes?a-signo, porque adquiere sentidos menos amplios. Se manifiesta, entonces, un proceso de transimbolizaci?n, en el sentido de la preposici?n latina de acusativo trans: "m?s all? de", puesto que el contenido sem?ntico universal que caracteriza al s?mbolo pierde tal vastedad y pasa a ser la conciencia de la imposibilidad de llegar a una definici?n "total", al concepto de verdad en relaci?n con el fen?meno po?tico. Este proceso de transimbolizaci?n es lo que se denomina en este art?culo desacralizaci?n del concepto tradicional de la l?rica.

4. Los l?mites de la transgresi?n.
El desplazamiento de la idea de la poes?a como inspiraci?n en Boccanera implica la certeza de una transformaci?n conceptual que Jacques Derrida ha planteado como el desplazamiento de la noci?n de centro:

"Se ha tenido que empezar a pensar que no
hab?a centro, que el centro no pod?a pensarse
en la forma de un ente-presente, que el centro
no ten?a lugar natural, que no era un lugar
fijo sino una funci?n, una especie de no-lugar
en el que se representaban sustituciones de
signos hasta el infinito. (1989, 385)

Intentar una definici?n de la poes?a (as? como de cualquier otro g?nero) implica definir la literatura, lo cual, se?ala Derrida, es infructuoso, porque la realizaci?n de la inscripci?n literaria (su posibilidad en tanto cruce de discursos), consiste en arrebatarse, en borrarse.
Si no existe un centro del lenguaje, como tampoco de la po?tica, queda la certeza del ejercicio literario como pr?ctica del lenguaje que construye sus propios referentes y sus propias concepciones. Desacralizar la poes?a, en el caso de los textos de Boccanera que examinamos, implica cuestionar aquellas ideas de poes?a como verdad, bondad y belleza, y se?alar que su existencia es un constante trabajo de dubitaci?n, antes que instalar un nuevo centro de po?tica, es decir una nueva versi?n de "lo literario". El autor procura se?alar, ?nicamente, que el trabajo literario no es m?s que una pr?ctica del lenguaje.

5. Conclusi?n.
No existe una respuesta definitiva a lo que es la poes?a en los textos examinados de Jorge Boccanera, ya que esto implicar?a asignar un sentido absoluto a una pr?ctica significante ambigua, cuya definici?n negar?a esa ambivalencia fundamental que la caracteriza. Boccanera transgrede el concepto tradicional de poes?a que considera el fen?meno como inspiraci?n de las musas y plantea la idea de la poes?a en tanto imposibilidad, es decir, transforma el concepto pero no trata de imponer una noci?n ?ltima y verdadera. Por el contrario, del di?logo entre esta transformaci?n conceptual y los elementos negados, de estas diferencias, surge la certeza de que no existe un centro del lenguaje llamado poes?a que sea posible esquematizar en una definici?n.

6. Notas.
1. De estos dos textos se citan las primeras ediciones: Polvo para morder. Buenos Aires: Ediciones Libros de Tierra Firme,
1986. Sordomuda. San Jos?: EDUCA, 1991. En adelante para referirse a estos libros se usan las abreviaturas PM y S, respectivamente, junto con el n?mero de p?gina correspondiente.
2. Plat?n desarrolla esta categor?a en el di?logo Ion. En este texto Ion dialoga con S?crates acerca de la poes?a.
Se?ala el segundo que Ion conoce tan bien a Homero porque posee una virtud divina: existe una musa que inspira a los poetas, los cuales, a su vez, inspiran a los rapsodas. Los poetas, por tanto, son instrumentos de los que se valen los dioses para transmitir sus ideas al p?blico. Obs?rvense los siguientes fragmentos del di?logo:
"Y dicen la verdad: un poeta es un ser liviano, alado, sagrado e incapaz de componer antes que sea pose?do y fuera de s?, y la raz?n ya no est? en ?l. Mas hasta que posea este bien (la raz?n), todo hombre es incapaz de componer y de vaticinar (cantar or?culos). Puesto que (todos) componen y dicen muchas y hermosas cosas de determinados argumentos, como t? de Homero, no por arte sino por divina predestinaci?n, cada uno es apto para componer bien s?lo aquello hacia lo cual la Musa lo movi?. (...) La divinidad, quit?ndoles la raz?n, como de ministros (siervos) suyos se sirve de ellos, y tambi?n de los que vaticinan y de los divinos profetas, por esta raz?n: para que nosotros que escuchamos, comprendamos que los que dicen cosas tan profundamente dignas no son ?stos a los que la raz?n no asiste, sino que el que habla es el mismo dios y que nos habla a trav?s de ellos.(...) Estos bellos poemas no son humanos (conformes a la naturaleza humana) ni de humanos (creaci?n de hombres), sino de divinos y de dioses; por otro lado, los poetas, una vez inspirados, no son m?s que int?rpretes de los dioses, cada uno seg?n de cual sea inspirado".(1959, 46‑48. 534 B‑E. Traducci?n de la Dra. Flavia Siercovich B.)

7. Bibliograf?a.
Barthes, Roland. 1974. El placer del texto. Trad. de Nicol?s Rosa. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores.
Boccanera, Jorge. 1986. Polvo para morder. Buenos Aires: Libros de Tierra Firme.
Boccanera, Jorge. 1991a Entrevista. San Jos?. 12 de diciembre. (Comunicaci?n personal).
Boccanera, Jorge. 1991b. Sordomuda. San Jos?: EDUCA.
Cort?s, Carlos. 1992 "Jorge Boccanera. Encuentro tard?o, tard?simo y marimbero". (Entrevista). La Naci?n. (San Jos?), 19 de agosto. Suplemento Ancora.
Derida, Jacques. 1989. La escritura y la diferencia. Trad. de Patricio Pe?alver. Barcelona: Editorial Antropos.
Kristeva, Julia. 1974. El texto de la novela. Trad. de Jordi Llovet. Barcelona: Editorial Lumen.
Plat?n. 1959. Ione. Milano: Carlo Signorelli Editore.


Jorge Boccanera: Escritor argentino (Bah?a Blanca-1952)
Publicado por Silsh @ 5:12  | Ensayo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios