Viernes, 23 de diciembre de 2005
El ensayista Juan Jos? Sebreli dispara: " ya no hay grandes intelectuales ni movida cultural; la universidad argentina no existe; el tango fue la ?ltima expresi?n de la cultura popular; los artistas pl?sticos no saben dibujar.! Provocador, dice, adem?s, que algunos de los intelectuales que trabajan con el gobierno son "cortesanos, juglares o bufones del rey". En abril (2005) dar? a conocer su autobiograf?a, que aqu? se anticipa. (Cecilia Fumagalli y H?ctor Pavon)

"Desde Sarmiento y Alberdi no hubo grandes pensadores pol?ticos", dice el ensayista Juan Jos? Sebreli en una afirmaci?n que podr?a formar parte de su pol?mico ideario. Otras afirmaciones, contradictorias y pol?micas, que fueron disparadas en una entrevista publicada recientemente en ?, plantearon la necesidad de profundizar algunos temas, a pocas semanas de la publicaci?n de su autobiograf?a, El tiempo de una vida. All? cuenta su verdad, la de su protagonismo discutido en la vida intelectual argentina, la de uno de los primeros existencialistas porte?os, que se carteaba con Jean Paul Sartre y con Simone de Beauvoir, de quien tradujo algunas obras al espa?ol.

Siempre al margen de los c?rculos acad?micos, aunque pas? por la Facultad de Filosof?a y Letras de la UBA, prefiere ser reconocido como autodidacta. En los 50 form? un grupo existencialista con Oscar Masotta y Carlos Correas. Colabor? por esos tiempos en dos revistas rivales: Sur, dirigida por Victoria Ocampo, y Contorno, de Ismael y David Vi?as. A fines de los 60 Sebreli fund? el Frente de Liberaci?n Homosexual (FLH). Conoci? la notoriedad en 1964, cuando public? el c?lebre Buenos Aires, vida cotidiana y alienaci?n.

Formado en la izquierda hegeliana y marxista, apoy? a Ra?l Alfons?n en 1983 y a Ricardo L?pez Murphy en 2002. "S?lo fue un apoyo coyuntural", dijo de este ?ltimo. Aqu?, Sebreli rememora su paso por Contorno; a?ora el tiempo en el que el tango era la m?sica popular argentina, cuando el arte no sab?a de instalaciones ni happenings y circulaban cantidades de libros m?s modestas, lejos de la gran industria. A los 74 a?os sigue escribiendo para un p?blico amplio que busca sus libros pero no para los cr?ticos quienes, dice, no lo tienen en cuenta.

-?Qu? trascendencia tuvo a revista Contorno- (1953-1959)?
- -La cantidad de n?meros fue tan breve como su p?blico. La historia de Contorno fue p?stuma: se ha escrito m?s sobre ella que lo que escribieron los contorneanos. No hab?a una ideolog?a detr?s, una doctrina precisa. Las estrellas de Contorno eran David e Ismael Vi?as. Era una suerte de populismo pero muy distinto al que se dio en los 70, porque era un populismo ilustrado que se planteaba contra
varios frentes. Primero, contra el establishment de la oligarqu?a cultural: la revista Sur y Eduardo Mallea, que era la bestia negra; no Borges porque en esa ?poca era un autor bastante marginal. Segundo, contra la cultura oficial peronista, por la posibilidad de la censura y porque realmente no hab?a una cultura peronista. Y tercero, contra la izquierda ortodoxa y tradicional: el Partido Comunista. La posici?n negativa estaba clara, la positiva, no. Lo atractivo de Contorno era justamente esa ambig?edad que, despu?s de la ca?da de Per?n, se pierde cuando los Vi?as, con No? Jitrik y Le?n Rozitchner adhieren abiertamente al frondicismo, tratando de ser su ala izquierda. Eso le hizo perder su originalidad a Contorno.

-?El desencanto con el frondicismo termin? con la revista?
- -S?lo coincidi? en el tiempo. Adem?s formamos una fracci?n con Oscar Masotta y Carlos Correas, los ?nicos existencialistas sartreanos que hab?a en Buenos Aires en esa ?poca. Pero a David e
Ismael lo ?nico que les interesaba de Sartre era Qu? es la literatura, la posici?n del escritor comprometido. El nuestro era un grupo muy original porque, adem?s, hab?amos agregado algo que caus?
esc?ndalo: el apoyo desde la izquierda al peronismo, como un paso hacia el socialismo,que en esa ?poca no lo sosten?a nadie.

-?Pero se trataba de un apoyo real y concreto al peronismo?
- -No. Era un peronismo absolutamente imaginario y literario porque no ten?amos contacto con ning?n peronista. En realidad, nuestra posici?n se basaba en Humanismo y terror de Maurice Merleau-Ponty, de donde era imposible pasar al peronismo. Merleau-Ponty seguramente muri? sin saber qu? era el peronismo.

-?Lo que ustedes sosten?an estaba muy lejos del peronismo?
- -S?, no pod?a ser reivindicado por el peronismo, no ten?a ninguna base pol?tica. Lo ?nico que rescat?bamos era el obrerismo. Y una posici?n sobre el mito de Evita que podr?a haber escandalizado. Pero los peronistas no le?an Contorno. Por ejemplo, reivindic?bamos que Evita fuera una prostituta y que por eso era antiburguesa y transgresora.

-?Qu? lo separaba de la otra gran l?nea de Contorno- , la de los Vi?as, que era m?s revisionista?
- -La parte pol?tica y el contenido nacionalista de izquierda que los Vi?as quer?an darle a Contorno. A David s?lo le interesaba la literatura argentina, y a nosotros nos interesaba m?s la literatura universal que atacar a Mallea.

-?Qu? ocurr?a con el psicoan?lisis? ?Qu? lugar ten?a?
- -Era algo olvidado en esa ?poca. El psicoan?lisis empieza reci?n en los 60. Me acuerdo que fui a comprar las obras completas de Freud, que hab?an salido reci?n, y David se asombraba: "?Las obras completas de Freud? Lo ?nico que te falta es comprar las obras completas de Darwin", como si fuera algo del siglo XIX.

-?Y Masotta no indagaba...?
- -Noooo, Masotta segu?a las modas. Era sartreano en los 40, estructuralista en los 60 y lacaniano en los 70. Hoy ser?a otra cosa, derridiano quiz?.

-?Qu? influencia ten?a el debate marxista en ese grupo?
- -La f?rmula era existencialismo marxista peronista. Yo llegu? a Marx a trav?s de Sartre. David no se llamaba marxista en esa ?poca. Era de izquierda y miraba el marxismo con cierta simpat?a, s?, pero ninguno se declaraba abiertamente marxista, salvo el grup?sculo nuestro.

-?C?mo fue su relaci?n con la gente de Contorno- con el paso de los a?os?
- -Con Jitrik y Rozitchner nunca nos llevamos bien. Ismael Vi?as se fue del pa?s pero lo segu? leyendo. Desde el punto de vista ideol?gico, era el m?s inteligente. Con el David Vi?as actual tengo poco que ver. Cuando volvi? de su exilio en Espa?a, present? un libro m?o. Despu?s me atac?. Igualmente, su izquierdismo setentista no me resulta.

-?Por qu? nunca se llev? bien con Rozitchner y Jitrik?
- -Jitrik iba por caminos que no me interesaban, como el estructuralismo. Con Rozitchner hab?a puntos en com?n, como la lectura de Alexander Koj?ve, pero era de una soberbia que lo hac?a intratable. Era el ni?o bien que hab?a estudiado en La Sorbona, y lo hac?a notar.

-?Qu? pas? con su grupo? ?Tambi?n hubo diferencias entre ustedes?
- -Masotta fue el primero en abrirse: abandona el sartrismo, se pasa al estructuralismo y despu?s empieza a tratar de salir de la posici?n del intelectual outsider para institucionalizarse. Ah? viene la ruptura conmigo, que sigo reivindicando la posici?n del intelectual libre, contra los partidos, contra el Estado, contra la universidad. Correas, en cambio, sigue muy fiel al primer Sartre de El ser y la nada, en tanto que yo paso abiertamente a un hegelomarxismo y reivindico ya al Sartre tard?o de Cr?tica de la raz?n dial?ctica. Aparte, ?l tambi?n intenta integrarse y vuelve a la universidad pero es arrojado a la marginalidad a ra?z de la condena que sufre por un cuento homosexual que publica en la revista de la universidad, por lo que fue condenado a seis meses de prisi?n. Entonces llega a un eclipse y desaparece durante veinte a?os. Ah? termin? el tr?o.

-En los 70 usted milit? en el FLH. ?Qu? diferencias encuentra con los movimientos homosexuales de hoy?
- -Se ha logrado un avance muy grande. En la ?poca del FLH se discut?a que no llevaran presos a los homosexuales. De los movimientos gay actuales critico una contradicci?n muy grande en algunos dirigentes, por ejemplo, de la Comunidad Homosexual Argentina, entre su militancia contra la discriminaci?n y su apoyo al r?gimen que m?s ha perseguido a los homosexuales en Am?rica latina, que es Cuba. Despu?s est? el debate te?rico o filos?fico de igualitaristas y particularistas. Los particularistas consideran que debe haber una comunidad gay con sus peculiaridades. Yo soy partidario del igualitarismo. Los movimientos gay tienen que desaparecer para que ya no exista discriminaci?n alguna, por que sea indistinguible un heterosexual de un homosexual.

La cultura en discusi?n
-Usted dijo que la cultura popular del peronismo es artificial. ?Qu? expresiones de cultura popular considera leg?timas?
- -Cultura popular es el tango, y alg?n tipo de literatura. Critico la cultura populista, que es un invento de intelectuales. La cultura peronista surge ca?do el peronismo porque a Per?n no le interesaba la cultura; ni siquiera la peronista, porque tuvo grandes escritores y los menospreci?, como Leopoldo Marechal, Ra?l Scalabrini Ortiz y Arturo Jauretche.

-?El rock y la cumbia no pertenecen a la cultura popular?
- -Desde el punto de vista est?tico no se pueden juzgar. Son fen?menos de sociolog?a de masas, de delirios colectivos -como se comprob? con el caso de Croma??n-, que no tienen mucho que ver con la cultura. El rock es una forma degradada del jazz, con una explotaci?n industrial enorme. Los cantantes populares de la primera mitad del siglo XX pod?an ser mejores o peores pero ten?an que tener alg?n don, una voz. Los rockeros no la tienen.

-Si el tango es la m?sica ciudadana, el cuarteto tiene un origen cordob?s...
- -S?, desde el punto de vista sociol?gico hay que estudiarlo. Igual que el folclore, que representa un mundo rural que ya no existe m?s. El folclore es un tema para arque?logos.

-?Por qu? cree que en esta ?poca no se produjeron grandes manifestaciones culturales?
- -El fin del siglo XX es muy contradictorio: es la ?poca m?s progresista desde el punto de vista cient?fico y t?cnico y de la modificaci?n de costumbres y h?bitos. Al mismo tiempo es una ?poca de decadencia cultural. La transici?n fue tan vertiginosa que no pudo ser asimilada culturalmente. Las ?ltimas d?cadas del siglo fueron pr?cticamente la muerte, la sustituci?n del arte por instalaciones y happenings.

-?La muerte del arte?
- -Hay una nueva generaci?n de gente a la que le interesa el arte pl?stico y no sabe dibujar ni pintar. Cuando se terminen los ?ltimos artistas con formaci?n, como Guillermo Roux, no va a quedar nadie. Las instalaciones no son arte; yo puedo hacer una si se me ocurre. Pero no puedo pintar un cuadro como lo pinta Roux. Para eso, hay que estar dotado y haber pasado una vida de disciplina y estudio. Un happening lo hace cualquiera.

-Eso se dec?a del arte surrealista o dada?sta...
- -Est? el complejo de los impresionistas: como fueron atacados como mamarrachos, y despu?s result? que no lo eran, ahora se llega al s?ndrome de creer que no hay que rechazar nada nuevo porque puede ocurrir lo mismo. Los actuales exhiben una botella de Coca-Cola y la firman porque los han educado con la idea de que el arte es s?lo imaginaci?n y libertad, sin t?cnica.

-Con la crisis de 2001 tambi?n se produjo un estallido cultural. Lleg? a haber un estreno teatral por d?a en Buenos Aires.
- -Hay mucha actividad cultural, lo que no hay es cultura. Uno lee el diario y hay cuarenta espect?culos teatrales, como en Par?s. Hay que ir a verlos; ver qu? y cu?nta gente va: el p?blico no llega a diez personas. En general son c?rculos cerrados: los que hacen teatro en una sala son el p?blico de la otra. Se puede rescatar uno o dos de esos espect?culos, con suerte, y del resto mejor ni hablar. Y as? con todo. Los megaespect?culos son fen?menos sociol?gicos y no culturales. O el fen?meno del cine. Se habla de la gran movida del cine nacional. Hay salas exclusivas de cine argentino: no va nadie. Porque hay dos o tres pel?culas que valen la pena y el resto no. Uno va a la Feria del Libro y encuentra algo que no ve en ninguna parte del mundo: colas interminables para sacar la entrada. Entonces uno dice "Este pa?s est? entre los m?s cultos". Y no es cierto. Porque esa gente que hace cola en la Feria, el resto del a?o no pisa una librer?a. Son espejismos. No hay tal movida cultural.

Intelectuales y pol?tica
-En el contexto de la globalizaci?n, idea que usted defiende, ?c?mo ve la recuperaci?n de f?bricas y el autonomismo de algunos piqueteros?
- -Como un parche. La gente que se est? muriendo de hambre toma una f?brica y sigue produciendo. Est? bien, pero no tiene ning?n porvenir. Hay dos fen?menos del mundo en transici?n en que vivimos que en la Argentina no se ven: la mundializaci?n y la sociedad postindustrial. Aldo Ferrer habla de "vivir con lo nuestro": eso es volver al pasado, una utop?a reaccionaria.

-?Qu? responsabilidad tuvieron los intelectuales en la crisis?
- -Muy poca, ellos tambi?n est?n en crisis. Sarmiento, Alberdi, Mitre eran grandes pensadores para su ?poca y adem?s ten?an una injerencia en pol?tica. ?Qu? intelectual tiene hoy injerencia en pol?tica?

-Hay intelectuales que trabajan con el gobierno.
- -Esos son cortesanos o, en algunos casos, juglares o bufones del rey. Los pol?ticos los utilizan.

-?Torcuato Di Tella, Horacio Gonz?lez, Jos? Nun est?n en la misma bolsa?
- -Ellos est?n en la ?rbita de la cultura, que es m?s espec?fica, pero no van a poder hacer nada. No tienen ni presupuesto. En un pa?s en crisis, la cultura no tiene ninguna injerencia. Di Tella ten?a raz?n. Sarmiento y Alberdi ten?an influencia en los aspectos fundamentales, no s?lo en los literarios. Los intelectuales no deben actuar en pol?tica sino pensar y reflexionar sobre la pol?tica.

-Pero Sarmiento, Alberdi, Mitre, eran intelectuales y pol?ticos.
- -S?, pero son casos muy excepcionales. Era una sociedad que se estaba organizando.

-?Qu? figuras rescata de la intelectualidad argentina actual?
- -No voy a hablar de contempor?neos.

-?Cu?les fueron los ?ltimos intelectuales destacados?
- -?Pensadores pol?ticos? En el siglo XX, no. Hoy hay grandes especialistas en temas muy puntuales. Yo leo libros de sociolog?a, de historia, muy buenos. Casualmente -lo digo con iron?a-, la mayor?a son de argentinos que viven afuera o han estudiado en el exterior. Hay extraordinarios libros, como los de Mariano Plotkin sobre el psicoan?lisis, los de Tulio Halperin Donghi, los de inmigraci?n italiana y espa?ola, o de nacionalismo. Pero no influyen en los pol?ticos. Los que tratan de influir en los pol?ticos son intelectuales de segunda l?nea.

-?Cu?l es el problema con la universidad argentina?
- -Simplemente que no hay. Hubo un esbozo de universidad entre la ca?da del peronismo y la Noche de los Bastones Largos. Desde entonces no se repuso. Con la democracia hay libertad pero, por motivos econ?micos y de politizaci?n total, tampoco se ha logrado mejorar. Si no hay pol?ticas de Estado que pasen de un gobierno a otro, no puede haber instituciones culturales.

-?Existen lugares de producci?n intelectual como fueron Sur- o Contorno- ? ?Punto de Vista- o El ojo mocho- , son comparables con aquellas publicaciones?
- -No. Siempre hablo del pasado inmediato. Es dif?cil ver el presente y saber qu? va a quedar.

-?Lee a Beatriz Sarlo?
- -S?, tengo estima por ella.

-?A Horacio Gonz?lez?
- -Tambi?n, pero estar?a m?s cerca de Sarlo que de Gonz?lez. Leo El ojo mocho pero no coincido con sus puntos de vista.

-?Sigue creyendo -como dijo hace un tiempo- que todos los intelectuales est?n en su contra?
- -Es una exageraci?n. La palabra "todos" hay que excluirla. Tengo tendencia a hablar as?.

-?Pero a qu? se refer?a?
- -A que mis libros tienen casi siempre cr?ticas desfavorables. Y en los ?ltimos tiempos directamente no me las hacen.

-?A qu? cree que se debe?
- -Las cr?ticas bibliogr?ficas en la Argentina son pobres. Se rigen por el amiguismo y el resentimiento. Yo no pertenezco a ninguna camarilla, soy dif?cil de etiquetar, no hago vida social y estoy contra la corriente. Y es muy dif?cil encontrar quien pueda hacer cr?tica de mis libros. Son multidisciplinarios: abarcan elementos de sociolog?a, filosof?a, teor?a pol?tica, historia. ?Qui?n domina todos esos elementos, aunque sea superficialmente?

Clarin.com.ar / Revista ? / Mar 6, 2005
Publicado por Silsh @ 13:51  | Reportajes
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Lamentablemente Sebreli es representante de una especie en extinci?n en un pa?s terminal,
Deber?amos ver m?s a trav?s de su mirada para entendernos un poco, lo que quiz? suceda cuando sea re le?do dentro de cien a?os.
Es un lujo que exista y que siga escribiendo, un lujo invisible. como el de quien ha heredado de sus ancestros una pieza valiosa e ignora su valor

Pablo Racioppi

[email protected]
Publicado por ParticipanteAnonimo
Jueves, 04 de mayo de 2006 | 21:26
Estoy sorprendido de que se hable con tanta "liviandad" sobre la cultura popular. Llegu? hasta ac? porque Pablo Alabarces, en una de sus clases del Seminario de Cultura Popular y Cultura masiva en la Universidad de Buenos Aires, hizo referencia a la "poca densidad" del pensamiento de Sebreli. Despu?s de haber le?do esta entrevista, admito que debo darle la raz?n a Alabarces. Decir que el Peronismo no ten?a Cultura, y considerar como manifestaciones de la cultura popular solo al tango y a "cierto tipo de literatura" me parece, al menos, un acto de desconocimiento profundo, y de una "superficialidad" exsasperante en el an?lisis. No es tan simple negar la existencia de un n?cleo de s?mbolos que constituye la identidad de numerosos grupos sociales. Eso s? es un acto autoritario. ?C?mo puede definir con semejante convicci?n qu? es "cultura popular" y qu? no? Me parece un pensamiento ocioso, que sugiere un hondo desconocimiento de los debates acerca de la "Cultura Popular.
Publicado por ParticipanteAnonimo
Jueves, 22 de noviembre de 2007 | 10:55
Adem?s quer?a agregar que si el tango es cultura popular, entonces el rock y la cumbia tambi?n lo son. ?Cual es el criterio de distinci?n que utiliza Sebreli para definir la legitimidad del tango como representante de la cultura popular? ?Acaso el tango estuvo compuesto por los inmigrantes, en muchos casos analfabetos, etc. o por compositores letrados que representaron de alguna forma a aquellos sectores? La cultura popular es v?ctima de una doble violencia, dir?a Michel De Certeau. La cultura popular no tiene textos propios, es el analista (o en este caso el intermediario cultural) el que pone la voz, el que realiza la representaci?n, el que ejerce esa doble violencia. Justamente ese rasgo de la Cultura Popular est? impl?cito en su nombre. La designaci?n "Cultura popular" implica la existencia de una Cultura que no es popular, una cultura leg?tima (?nica cultura en t?rminos de Bourdieu). El an?lisis es muy complejo, y este formato inc?modo para extenderse, pero b?sicamente
Publicado por ParticipanteAnonimo
Jueves, 22 de noviembre de 2007 | 11:04
quer?a plantear esa complejidad. Por ?ltimo, tengo 23 a?os, estudio en la Universidad de Buenos Aires, que, tendr? menos pujanza intelectual que en los comienzos de la d?cada del 60, pero de alguna manera, me brind? los medios para llegar a leer esta entrevista a Sebreli.Tal vez parezca poco, pero en una trayectoria individual y casi insignificante en el universo como es la propia vida, es bastante. M?s all? de todos sus defectos, reivindico el papel de la universidad, no s?lo en lo referido a los contenidos y el conocimiento que produce, sino tambi?n en el acceso m?s o menos democr?tico al saber que brinda. Es dificil, para un estudiante de clase media del conurbano bonaerense, ser un autodidacta. La universidad ocupa un lugar mucho m?s complejo e importante en la sociedad contempor?nea que el de suplir las lecturas propias de un autodicata con un recorrido de lecturas diagramdo por una serie intelectuales. Otra vez, vislumbro aqu? el perfil reduccionista y superficial de su an?lisis.
Publicado por ParticipanteAnonimo
Jueves, 22 de noviembre de 2007 | 11:15