Mi?rcoles, 24 de mayo de 2006
Poemas de Carlos Bouso?o


M?S ALL? DE ESTA ROSA

(Meditaci?n de postrimer?as)

1
Una rosa se yergue.
T? meditas. Se hincha
la realidad, y se abre, se recoge, se cierra.
Cuando miras, entierras. Oh pompa
f?nebre. Azucena: Relincho
espantoso, queja oscura, milagro. T? que la melod?a
de una rosa escuchaste, sangrienta
en el amanecer cual llamada
de una realidad diminuta,
miras tras ella el hondo
trajinar de otra vida, la esbelta
rapidez con que algo se mueve en la noche
con prisa, como si quisiera llegar a una meta
insaciable. Hay detr?s de esta rosa, que yergue
suavemente su tallo, una pululaci?n hecha n?usea,
un horrible jadeo,
una ansiedad fren?tica, un hediondo existir que se anuncia.
Una trompeta dispara
su luz, su entusiasmo sonoro
en el esti?rcol. ?Qu? dices,
qu? susurras, qu? silbas
entre la oscuridad, m?s all? de esta rosa,
realidad que te escondes? ?Qu? melod?a
articulas y entiendes y desdices y ahogas,
qu? rumor de unos pasos
deshaces, qu? sonido
contradices y niegas? La cadencia est? dicha,
realizado el suspiro.
El rumor es silencio,
la esperanza, la ruina. Todo silba y espera,
silencioso, engre?do,
m?s all? de esta rosa.

2
M?s all? de esta rosa, m?s all? de esta mano
que escribe y de esta frente
que medita, hay un mundo.
Hay un mundo espantoso, luminoso y contrario
a la luz, a la vida.
M?s all? de esta rosa e impulsando su sue?o,
paralelo, invertido
hay un mundo, y un hombre
que medita, como yo, a la ventana.
Y cual yo en esta noche, con estrellas al fondo,
mientras muevo mi mano,
alguien mueve su mano, con estrellas al fondo.
y escribe mis palabras
al rev?s, y las borra.


"Oda a la ceniza" 1967




AN?LISIS DEL SUFRIMIENTO (1968)

A Jos? Olivio Jim?nez.


El cruel es un investigador de la vida,
un paciente reconstructor, un objetivo relojero, un perito
que quisiera conocer la existencia,
el secreto de la vida que en el sufrimiento se explora.

El amante de la sabidur?a est? listo
para su operaci?n delicada.
Y la materia del an?lisis queda
a su merced: un hombre sufre.

Horrible es conocer la verdad, y el miserable hallazgo
destruye a quien lo obtiene,
pues nadie en otro pudo ni podr? nunca conocer hasta el fondo
pn su verdad palpable, sin morir,
la vida misma revelada.

Sin embargo, es muy cierto
que el sufrimiento expresa
al hombre, aunque lo arruina,
porque tras la experiencia dolorosa
es otro hombre el que nace, al conocerse,
y conocer el mundo.

No siempre, ciertamente,
puede quien ha sufrido
resistir todo el peso de su sabidur?a.
Alguno nunca vuelve
a la vida, pues es dif?cil ser
tras la verg?enza de haberse as? sabido.

Otros viven, mas rota
su dignidad en la infamia
que todo dolor es,
indignamente
prosiguen, y una mueca
es su gesto, su h?bito.

Hay quien asume
de otro modo el dolor,
la concentrada reflexi?n que todo dolor es.
Tras la meditaci?n espantosa, el hombre puede o?r,
palpar, ver,
y conocerse y ser entre los hombres.

Y he ah? como el cruel se equivoca
en su filos?fica labor, porque s?lo quien sufre,
si acaso lo merece,
logra el conocimiento que el cruel buscara en vano.

Conoce aquel que sufre y no el que hace sufrir,
?ste no sobrevive a su conocimiento,
y aunque tampoco el otro muchas veces
puede sobrellevar esa experiencia
terrible, logra en otras
escuchar sorprendido
el m?s puro concierto,
la melod?a inmortal de la luz ino?ble,
en el centro mismo de la humana miseria.

(De Oda en la ceniza, 1968).



LA PRUEBA


Buscando andamos todos una prueba.
Una prueba que pruebe realmente
que no nos enga?amos cuando ni?os:
que si los reyes godos o los Magos.
Y nadie pens? nunca en lo m?s f?cil:
la existencia del gordo.
Ah? ten?is al gordo: es entusiasta,
ceremonioso y listo. Est? sentado,
y como si tal cosa: nunca
le hicieron caso como prueba...

Y, la verdad, no hay duda.
Uno tiene necesidad de muchas cosas:
creer en jerogl?ficos, ver algo
detr?s de aquella pluma de se?ora,
o bien, mejor a?n, como os dec?a,
detr?s del hombre gordo, aquel que manotea
mientras se da importancia por ser gordo.

Ser gordo es cosa buena, es cosa alegre
es cosa de sustancia y compromiso,
es cosa de gordura sobre todo, y cosa que va a misa
cuando hay fiesta.
Y sin embargo,
yo quisiera saber, qu? tonter?a,
qu? hay detr?s de aquel gordo.
Porque tras la gordura hay otra cosa,
estoy casi seguro.

No puede ser as?, sin m?s ni m?s,
que un gordo sea un gordo.
Un gordo simplemente, un gordo simple,
un gordo intrascendente y para andar por casa.
Un gordo es importante, lo hemos dicho,
y por tanto, detr?s de su gordura
ha de haber escondido alguna cosa
que sirva para algo.

Quiz? para sentarse o tal vez, s?lo
para andar m?s de prisa. Es imposible
que un respetable gordo
no tenga utilidad, como una silla
o una locomotora, o un jazm?n.
Yo creo, se?ores,
que un gordo bien pudiera
demostrar a los ricos y a los sabios
que detr?s de las cosas
m?s materiales, si quer?is,
existe algo escondido. Y yo creo
que a San Anselmo (e incluso al Tom?s santo)
se le escap? esta prueba.
Prueba infalible, a mi entender,
de que el mundo no acaba, as? como as?,
en un gordo.

Carlos Bouso?o
Publicado por Silsh @ 2:12  | Poes?a
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
cual es en resumen el significado de este poema?
Publicado por ParticipanteAnonimo
Viernes, 11 de agosto de 2006 | 10:18
Esta poes?a es pomposa, poco afortunada, como escrita sin la m?s m?nima naturalidad. Quisiera decir algo mejor, pero no puedo
Publicado por ParticipanteAnonimo
Viernes, 02 de febrero de 2007 | 16:52
Poes?a de gran hondura la de Bouso?o, uno de los poetas con m?s fuerza de su generaci?n.

Su poes?a se caracteriza por un sentimiento hondo y unas met?foras brillantes. Hay mucho contenido metaf?sico en la poes?a de este enorme poeta y genial te?rico.
Publicado por ParticipanteAnonimo
Viernes, 28 de diciembre de 2007 | 21:32