Martes, 17 de octubre de 2006
Las pastillas que no tienen edad
Por Mariana Carbajal


La venta de los estimulantes y otras drogas que se recetan a chicos inquietos y desatentos en el aula aumenta sin pausa en la Argentina: la industria farmac?utica factur? en 2005 alrededor de 150 millones de pesos en ese rubro, un 50 por ciento m?s que en 2004. El principal psicof?rmaco que se usa para tratar los cuadros diagnosticados con el llamado S?ndrome de D?ficit de Atenci?n con y sin Hiperactividad (ADD/ADHD, por su sigla en ingl?s) es el metilfenidato, una droga de acci?n similar a las anfetaminas, que por su potencialidad adictiva est? incluido en el listado de drogas de alta vigilancia controladas por la Junta Internacional de Fiscalizaci?n de Estupefacientes (JIFE) de la ONU. Cada pa?s tiene un cupo m?ximo de importaci?n de metilfenidato por a?o fijado por la JIFE. Por el crecimiento del mercado, para el 2007, los laboratorios locales pidieron al Gobierno ampliar esa cuota en casi un 40 por ciento. ?El Estado deber?a explicar c?mo una droga que est? controlada se vende masivamente?, cuestion? el prestigioso neuropediatra Le?n Benasayag. Mientras crece la pol?mica en torno de si se trata de una patolog?a inventada por la industria y se alerta cada vez m?s sobre los efectos adversos en ni?os del metilfenidato y otros estimulantes, especialistas advierten que la medicaci?n del ADD y ADHD es s?lo la punta de un iceberg de una tendencia en aumento de ?patologizaci?n? de la infancia, impulsada por laboratorios que buscan ampliar un mercado adulto saturado. ?Ahora la nueva moda mundial es utilizar antidepresivos en chicos?, apunt? Benasayag.

?En los ?ltimos tiempos observamos asombrados un incremento incre?ble de ?diagn?sticos? r?pidos, cada uno de los cuales viene acompa?ado con su respectiva etiqueta y su sigla en ingl?s: tenemos as? las aulas pobladas con chicos con ADD/ADHD, TEA, TOC, ODD y por qu? no algunos TGD?, revel? a P?gina/12 la psicopedagoga Gabriela Due?as, que se desempe?a en varios colegios privados de la zona norte del conurbano. TEA es Trastorno Espec?fico de Aprendizaje; TOC, Trastorno Obsesivo Compulsivo (el que sufre Jack Nicholson en su genial personaje del film Peor imposible); ODD es Trastorno Oposicionista Desafiante, ?el chico problema, el cuestionador y desafiante?, aclara Due?as; y TGD se refiere a Trastornos Generalizados del Desarrollo. La tendencia a rotular y medicalizar a los chicos ?agrega Due?as? se observa en colegios a los que concurren alumnos de sectores medios y altos del Gran Buenos Aires y la Capital Federal. ?Al diagnosticar con ligereza estos cuadros les dicen a los padres que sus hijos tienen un problema de base constitucional gen?tico y por lo tanto cr?nico. El etiquetamiento de un ni?o tiene consecuencias. La imagen que los otros, particularmente sus padres y maestros, le devuelven de s? mismo durante su infancia y adolescencia sin dudas lo afectar? de manera muy importante en el desarrollo de su personalidad y la construcci?n de su autoestima. Hace unos d?as la psic?loga de un colegio en el que trabajo me dice sobre un alumno: ?Tal vez este chico necesite medicaci?n?. El chico pega a sus compa?eros. Pero resulta que la hermana mayor, una adolescente malhumorada, tiene autorizaci?n de sus padres para fajarlo si se porta mal. La madre, observ?, se refiere a ?l con palabrotas. A m?, el nene me cont? que la abuela le recomend? que si un compa?ero le pega, que ?l le pegue tambi?n y si lo sigue ?jodiendo?, que ?le apriete los huevos?. El chico repite lo que vive en la familia pero no necesita medicaci?n?, cuenta la psicopedagoga Due?as, licenciada en Ciencias de la Educaci?n.

?Nos encontramos con ni?os que son rotulados y medicados por presentar dificultades en la escuela o en el ?mbito familiar de un modo inmediato, sin que nadie los haya escuchado; sin referencias a su contexto y a su historia, sin que se haya realizado ning?n intento de comprender sus conflictos ni de ayudarlo de otros modos. Estamos en un momento cr?tico, porque los laboratorios avanzan en su intento de que todo sea medicado. Lo que est? pasando con este tema es atroz. Se medica a chicos chiquitos como si se les diera agua, con una medicaci?n que trae problemas de crecimiento, trastornos card?acos, aparici?n de s?ntomas psic?ticos?, se?ala Beatriz Janin, reconocida psicoanalista de ni?os, profesora de posgrado de la UBA y directora de la Carrera de Especializaci?n en Psicoan?lisis con Ni?os de la UCES en convenio con la Asociaci?n de Psic?logos de Buenos Aires.

?Hay un problema muy serio porque se reduce la diferencia en los chicos a categor?as psicopatol?gicas. No se hace un diagn?stico sutil y diferencial como se requiere en estos casos. Y se recurre a la medicaci?n r?pidamente?, opin? Marisa Rodulfo, otra prestigiosa especialista, profesora de Cl?nica de Ni?os y Adolescentes y docente de posgrado de la Facultad de Psicolog?a de la UBA.

Benasayag, Janin, Rodulfo y Due?as junto con la doctora en psicoan?lisis Silvia Bleichmar y el neuropediatra Jaime Tallis, coordinador del Equipo Interdisciplinario en Aprendizaje y Desarrollo del Hospital Durand, elaboraron un documento que alerta sobre ?el auge que ha tomado en los ?ltimos a?os la patologizaci?n y medicalizaci?n de la infancia?. El texto, que fue entregado en el Ministerio de Salud de la Naci?n, se ha convertido en un ?Consenso de Expertos sobre el llamado ADD/ADHD? al que han adherido ya casi un millar de especialistas de todo el pa?s, entre ellos de la Sociedad Argentina de Pediatr?a, de la Asociaci?n de Psic?logos de Buenos Aires, del Colegio de Psicopedagog?a de Santa Fe, de los hospitales de ni?os Garrahan y Ricardo Guti?rrez, de la UBA, entre otras instituciones abocadas al tema.

Puntualmente, objetan el extendido diagn?stico del ADD/ADHD y la prescripci?n indiscriminada de metilfenidato y otras drogas para su tratamiento: debe ser ?el recurso ?ltimo y no el primero?, se?alan. Adem?s, advierten sobre los efectos adversos de estos psicof?rmacos en la salud infantil, con cuadros que ya se est?n observando en las aulas y en los consultorios, luego de m?s de una d?cada de diagn?stico de este cuestionado s?ndrome. ?Los chicos que vienen medicados desde hace a?os con metilfenidato empiezan a tener tics, cuadros depresivos, trastornos de la alimentaci?n. Algunos pierden el apetito. He visto a un chico de primer grado bajar siete kilos. Otros tienen dolores de cabeza o molestias urinarias: a veces te das cuenta de que est? medicado por la cantidad de veces que va al ba?o en el d?a?, se?al? Due?as.

??Existe o no el ADD y ADHD? ?le pregunt? P?gina/12 a Benasayag.

?Lo que no se puede decir es que sea una nueva patolog?a, como sostienen muchos. Se trata del viejo conjunto de s?ntomas conocidos con Disfunci?n Cerebral M?nima en chicos, publicado en febrero de 1973. Este cuadro recibi? m?ltiples denominaciones a lo largo del tiempo. Sucede que est?n englobando bajo esas siglas distintas situaciones cuyo tratamiento no requiere medicaci?n ?explic? el neuropediatra, que fue profesor en la Facultad de Medicina de la UBA.

A pesar de cada vez se conoce m?s sobre los riesgos en los chicos de las drogas usadas en el tratamiento del llamado Trastorno de D?ficit de Atenci?n y crece el n?mero de especialistas en el pa?s que se opone a su prescripci?n indiscriminada, las ventas de los laboratorios siguen en alza. Los informes del Indec sobre la industria farmac?utica muestran que la facturaci?n anual de los psicoanal?pticos (en su mayor parte corresponden al metilfenidato, pero tambi?n incluye a la atomoxetina) lleg? en 2005 a 153.581.000 pesos (a precios corrientes de salida de f?brica, sin IVA), cuando en 2004 fue de 100.678.000 pesos. Cuatro a?os atr?s, en 2001, hab?a sido de 89.585.000 de pesos.

Pag/12 - 17-10-2006
Publicado por Silsh @ 14:40  | Art?culos
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
invasorNavidadFlashFlash
Publicado por ParticipanteAnonimo
Viernes, 15 de febrero de 2008 | 1:32